• Descubre Otra Forma

    de Escuchar Tu Cuerpo
    Telefono: 2736607
  • Por Una Salud Mejor

    Telefono: 2736607
  • El Primer Paso

    Hacia Tu Bienestar
    Telefono: 2736607
  • La Pureza Del Universo

    Se Refleja En Tu Salud
    Telefono: 2736607
  • Encontramos Tu Lesión

    La Tratamos y Dejamos Que Tu Cuerpo Se Encargue
    Telefono: 2736607
< >
1 2 3 4 5

Quienes somos?

Somos la Clínica Osteopática de la Escuela Osteopática de Lima (EOL). Osteópatas certificados con un Reconocimiento Internacional, y varios años de formación en Rehabilitación, aplicamos nuestro amplio conocimiento y experiencia en cada uno de nuestros pacientes.

Nuestros tratamientos osteopáticos se basan en una visión holística y procedimientos terapéuticos manuales, con el fin de lograr que el equilibrio de cada paciente se restablezca de manera natural, sin efectos secundarios, a veces nocivos para la salud.

Ayudamos a pacientes embarazadas, niños, adultos, etc. sin necesidad de tener una dolencia en particular. No tratamos enfermedades, tratamos personas.

  • Lic. Nicolas Saez Yano C.O.

    Transmitir mis conocimientos y experiencia en el arte de la osteopatia. Combinar las formas y el manejo de diferentes herramientas terapéuticas...

    Ver Mas

  • Lic. Héctor Torres Ferreyra

    Toda persona busca sobre salir en su campo, ese ideal me llevo a buscar conocimientos que me permitan hacer algo más, algo diferente...

    Ver Mas

Osteopatia

Es una disciplina holística desarrollada por el Dr. Andrew Taylor Still a fines del siglo XIX, que propone un enfoque global del individuo, al que entiende como una unidad anatomo-funcional.

La Osteopatía es la ciencia y el arte de diagnosticar y de tratar las disfunciones de movilidad de los tejidos del cuerpo humano, que provocan trastornos y perturban el estado de salud del organismo.

Lo que caracteriza al organismo humano es el movimiento y lo que caracteriza el estado de salud es el equilibrio en esos movimientos.

La medicina osteopática pretende restablecer los equilibrios perturbados en todos los niveles funcionales del cuerpo humano. Restaura las movilidades necesarias a la vida del hombre en buen estado de salud.

Se sitúa, pues, en el contexto de la prevención y de la conservación de la salud. Basada en la anatomía y la fisiología del cuerpo, la Osteopatía es a la vez un arte, una ciencia y una técnica. Es una terapia únicamente manual, opuesta en ese punto a la medicina alopática, pero totalmente complementaria e interactiva con aquella en la búsqueda de la salud del individuo.

La Osteopatía realiza un abordaje terapéutico integral (no exclusivamente sintomático), requiere de una evaluación exhaustiva que posibilite determinar todas las posibles causas que puedan estar originando la sintomatología, permitiendo la especificad del planeamiento terapéutico.

El tratamiento se desarrolla mediante terapias manuales, teniendo como objetivo la normalización de las diferentes estructuras corporales, restableciendo la integridad biomecánica para la recuperación del equilibrio funcional global.

A lo largo de los años ha demostrado su eficacia ampliamente.

Historia

					

La osteopatía nacida en Estados Unidos en 1874, su genial creador, el médico Andrew Taylor STILL fue uno de los primeros en comprender que el organismo es una unidad y que la salud depende del equilibro funcional del conjunto de las estructuras que constituyen el cuerpo humano. El Dr. STILL, por los excelentes resultados de sus tratamientos, adquirió una notoriedad considerable, suscitó vocaciones y estableció fundamentos de una terapéutica cuyo desarrollo es incesante. En 1892 él funda la primera escuela de osteopatía en Kirksville (Missouri). Actualmente, los Estados Unidos cuentan con 16 centros universitarios de enseñanza, y más de 38000 DO (diplomados en osteopatía) dan cada año más de cien millones de consultas. En 1939 un alumno del Dr. STILL, el Dr. William Garner Sutherland descubre el movimiento de los huesos del cráneo y el mecanismo craneo-sacral. Otro alumno del Dr. STILL, el Dr. J. M Littlejohn crea en 1917 la primera escuela europea en Londres, la British School of Osteopathy.

En 1962, En EE.UU se decretó la equivalencia entre D.O y M.D (Doctor en Medicina). En Canadá, Japón, Australia, Inglaterra y en los países de influencia anglosajona, la Osteopatía coexiste oficialmente con otras profesiones de la salud, médicos, fisioterapeutas, quiroprácticos etc. En la Europa continental, diversos países como Francia, Bélgica, Noruega, Suiza, Alemania, han adoptado el formato de estudios independientes de entre 4 y 5 años, pero coexisten con modelos de complementación para Médicos y Fisioterapeutas, quienes realizan aproximadamente 1500 h. de formación complementaria. La especial circunstancia Española, es que en los últimos veinte años, la Osteopatía ha tenido un gran desarrollo gracias a escuelas de alto nivel curricular (aproximadamente 1500 h. de estudios), reconocidas internacionalmente por su aportación al conocimiento y a la ciencia osteopática, que admiten exclusivamente a Fisioterapeutas, que acceden, después de cinco años de formación, al D.O, diploma internacional de Osteopatía, para el cual deben realizar también un trabajo de investigación de alto nivel en metodología científica.

Principios de la Osteopatia

					

A.T. Still hizo una síntesis de todas sus observaciones y de su experiencia práctica, lo que llevó a la definición de cuatro grandes principios en los cuales se basa la Osteopatía:

La ley de la arteria

El hombre tiene su propio sistema de defensa contra los microbios y genera una autorregulación de sus funciones, pero sólo si sus células reciben todo lo que necesitan para funcionar, generarse y eliminar las toxinas. Eso significa que todos los líquidos del organismo que transportan los nutrientes y residuos, deben de circular libremente. El papel de la arteria es supremo.

La autocuración

El cuerpo dispone de numerosos sistemas de reparación, adaptación defensa o compensación.
El osteópata no hace más que liberar y estimular esas facultades de autocuración en el paciente.
Cada estructura del cuerpo tiene una función fisiológica y cada función necesita de una cierta estructura.

La estructura gobierna la función

Cualquier parte del cuerpo cumple una función que viene marcada por su propia estructura. Así, y a modo de ejemplo, la forma de las costillas, su relación con las vértebras dorsales o con el esternón, unido a la movilidad de los músculos de la respiración determina la manera en que la misma funciona. Por tanto, la estructura gobierna la función. Por otro lado, la función puede modificar la estructura, ya que por ejemplo un exceso de uso de un determinado tendón, puede acabar comportando cambios en el hueso en el que se inserta.

La unidad del cuerpo

El osteópata propone reequilibrar el esqueleto, los músculos, los ligamentos a fin que todos los líquidos circulen correctamente; atribuirá una importancia muy particular a la columna vertebral, el pilar de la armadura, que contiene el sistema nervioso autónomo.

Todas las partes del cuerpo son interdependientes lo que confiere al hombre su especificidad y su inocuidad.

Still habla de estructura pensando en la armadura humana y habla de función pensando en los distintos órganos que aseguran las funciones vitales. De ahí el origen de la palabra Osteopatía que procede del griego osteón (hueso - estructura) y pathos (influencia que viene del interior): la Osteopatía es el tratamiento de las afecciones procedentes de los trastornos en la estructura corpórea.

Reconocimiento Internacional

					

La OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce el valor de las medicinas alternativas, complementarias o tradicionales (términos utilizados indistintamente), entre ellas la Osteopatía, recomendando su utilización, promoción y desarrollo a sus países miembros. Esta recomendación figura en el documento de la OMS (WHO en inglés) titulado: "Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2002 a 2005" .

En Europa, la Resolución LANNOYE/COLLINS del Parlamento Europeo con fecha del 29 de mayo de 1997, definió a la Osteopatía como una profesión independiente.

Países en los que la Osteopatía es reconocida por ley: Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia, Bélgica, Nueva Zelandia, Portugal, Suiza, Francia, Parlamento de la Unión Europea. Ley de reglamentación de la Osteopatía en Gran Bretaña "Osteopaths Act".

Indicaciones

					

El campo de aplicación se centra en todas las estructuras del cuerpo humano: huesos, ligamentos, cápsulas, músculos, tendones, nervios, vísceras, etc.

Entre las principales indicaciones de este tipo de enfoque terapéutico cabe destacar todas aquellas disfunciones músculo-esqueléticas que cursen con dolor a nivel de la columna vertebral y de las extremidades y que son causadas por traumatismos, accidentes, movimientos repetitivos, malas posturas, alteraciones de la función visceral, estrés, etc. Es asimismo muy eficaz en el tratamiento de: migrañas, vértigos, bruxismo y problemas de oclusión temporo-mandibular, otitis, trastornos circulatorios, digestivos, endocrinos, traumáticos, ginecológicos, pediátricos, etc.

A pesar que la Osteopatía sea quizás más conocida por el tratamiento del dolor de espalda (lumbalgias, cervicalgias, dorsalgias, etc.) es también muy efectiva como tratamiento de otro tipo de síntomas como:

  • Trastornos Músculo-Esqueléticos: contracturas musculares, tendinitis, etc.
  • Trastornos Respiratorios: resfriados de repetición, sinusitis, tos no productiva, etc.
  • Trastornos digestivos: colon irritable, estreñimiento, acidez, espasmos abdominales, etc.
  • Trastornos Genito-Urinarios: incontinencia, dolores menstruales, etc.
  • Problemas y seguimiento del Embarazo: dolor de espalda o ciáticas, dolor inguinal, etc.
  • Trastornos pediátricos: cólicos, vómitos, secuelas derivadas de la aplicación de ortodoncias, trastornos del sueño, hiperactividad, dificultad de aprendizaje, dislexia, alteraciones del crecimiento, etc.
  • Prevención de lesiones y de disfunciones en el organismo, que puedan comportar futuras molestias o enfermedades. Mejora del estado vital.
  • Otros: Estrés, migrañas tensionales, cansancio generalizado.

Contraindicaciones

					
Absolutas:
  • Tumores.
  • Infecciones.
  • Fracturas.
  • Luxaciones.
  • Artritis.
  • Osteopenia severa.
  • Malformaciones óseas.
Relativas:
  • Artrosis vertebrales severas.
  • Enfermedad de Scheuermann.
  • Síndrome radicular hiperálgico.

Que brindamos?

Preguntas Frecuentes

Tal vez sea la pregunta más frecuente que oímos en nuestras consultas. Ciertamente el nombre de la profesión puede inducir a error. El osteópata analiza todas las estructuras del cuerpo incluidos los huesos, articulaciones, músculos, tendones, ligamentos, pero sin olvidar también a otros órganos, vísceras, nervios y vasos, ya sean sanguíneos o linfáticos. La conexión entre todos los diferentes tejidos, órganos y sistemas del cuerpo, es fundamental para entender que todo problema funcional de la salud produce un cambio en la protección o adaptación en la estructura. Por otro lado, cualquier modificación traumática de la estructura producirá alteraciones funcionales en la salud, que a la larga pueden convertirse en patológicas.

En resumen:

OSTEO (estructura) + PATHOS (sufrimiento)= Estudio de los daños producidos en la estructura./p>

OSTEO (estructura) + PATH (camino)=El camino a través de la estructura.

El objetivo fundamental del médico convencional es establecer un diagnóstico de la dolencia del paciente, focalizando su atención en un órgano o sistema desde la propia especialidad médica. El diagnóstico diferencial busca la patología en ese sistema mediante análisis o pruebas complementarias, y se centra en todo aquello que ha superado los límites de la normalidad, planteando un tratamiento para suprimir ese proceso localmente, atacando a la enfermedad con medicación o cirugía. Cuando el problema no es patológico sino funcional, se limita a calmar los síntomas con fármacos (Analgésicos, Anti-inflamatorios, etc…) bien conocidos por todos.

La diferencia fundamental con la Osteopatía es que la misma no parte del análisis local, por especialidades, sino que el análisis es siempre global, buscando la causa lógica de la aparición de la sintomatología. Entendemos el síntoma como una señal de alerta que no hay que suprimir sin encontrar previamente la causa responsable del mismo, con la filosofía última de restablecer el equilibrio de las estructuras del cuerpo para permitir una correcta circulación de todos los fluidos, y activar el potencial de autorregulación del propio organismo. Además, al reequilibrar la estructura activamos también la función correspondiente a la misma. Esto será en definitiva lo que permitirá al cuerpo normalizar sus señales de alerta.

En Osteopatía cada persona recibe un tratamiento distinto aunque presente la misma dolencia que otra, ya que se tienen muy en cuenta las características individuales. En la medicina convencional en cambio, basados en la ciencia estadística y en los protocolos de actuación, generalmente todos los pacientes con la misma dolencia reciben el mismo tratamiento

Existen diferentes tipos de migrañas según las estructuras que desencadenan los síntomas. Pueden ser vasoconstrictoras o vasodilatadoras, podemos encontrar neuralgias por irritación del nervio de Arnold, afectación del nervio facial o del nervio trigémino. Podemos encontrarlas hemicraneales o afectar a toda la cabeza. Pueden ir acompañadas de vómitos, fotofobia, intolerancia al ruido y son muy incapacitantes. El Osteópata estudiará su caso y analizará entre otros elementos, las diferentes suturas craneales tapizadas por tejido membranoso (meníngeo) a través del cual pasan vasos y nervios, y cuya retracción puede irritar o comprimir dichas estructuras facilitando la migraña, o la neuralgia.

En otros casos la causa puede ser metabólica y el objetivo del tratamiento será mejorar su circulación con consejos de alimentación que reduzcan la posibilidad de una reacción inflamatoria vascular, así como favorecer las vías de eliminación de toxinas del organismo. Como siempre la capacidad de autorregulación marcará el pronóstico. Para las cefaleas tensionales el porcentaje de éxito será muy elevado. Habrá una relación directa con los problemas vertebrales que afecten a la base del cráneo, a través de los músculos que se insertan en dicha base y que pueden congestionar el drenaje venoso yugular, o bien producir un dolor reflejo por simple contractura o Trigger-Point (punto gatillo)

Probablemente su médico le ha hecho un TAC o una RNM y ha determinado que tiene una hernia discal que está comprimiendo una raíz nerviosa y esto provoca su dolor.

Lo que el Osteópata va a hacer es analizar las causas mecánicas que han ido forzando su columna en el nivel vertebral de la hernia durante mucho tiempo e intentará modificarlas. Cambiará el funcionamiento de su columna, descomprimiendo y restableciendo un equilibrio armónico de las curvaturas de su columna y de las presiones internas que soportan el sistema de lucha contra la fuerza de gravedad en la postura. Dará la posibilidad al cuerpo de reducir el proceso inflamatorio local, deshidratar y fibrosar (cicatrizar) de forma natural su hernia discal. Evitará así las condiciones para una recaída en cualquier otro nivel vertebral.

Tu bebé puede recibir la ayuda del Osteópata, ya desde su vida intrauterina, para prevenir así que ningún mal posicionamiento, retracción o contracción alrededor del útero, pueda alterar las presiones de líquidos internas, reducir su capacidad de movimientos, o el aporte de nutrientes adecuado, y se facilite además un canal del parto menos traumático. Tu osteópata podrá verificar si tu bebé ha sufrido alguna retracción para protegerse de las contracciones uterinas, del proceso de encajamiento y del expulsivo en el canal del parto, del uso de fórceps o ventosas, de posibles anoxias (falta de oxígeno) o sufrimiento fetal, e incluso de los posibles efectos que pudieran derivar de la anestesia epidural.

Debes pensar que todos los huesos incluidos los del cráneo se tienen que formar, crecer y osificar, en función de las solicitaciones que reciban. Si un traumatismo o una presión excesiva producen una reacción de defensa, debemos relajar lo antes posible esa solicitación incorrecta en la estructura para que al crecer y osificarse no dé problemas funcionales. Ello, por ejemplo en la formación de las caderas, podría impedir un correcto gateo; en la formación de los pies podría implicar sufrir de pies cavos o planos; en la formación de la columna podría derivar hacia una desviación escoliótica en el adolescente; o en la formación del tórax inducir problemas en la capacidad respiratoria y cardiaca, etc.

A nivel digestivo una retracción de sus membranas puede facilitar cólicos intestinales o reflujos gastro-esofágicos que a su vez pueden facilitar las infecciones ORL o respiratorias.

Por otro lado, durante la osificación de los huesos del cráneo, y con las fontanelas todavía abiertas se pueden generar alteraciones funcionales que puede comportar alteraciones en las suturas articulares, irritabilidad del sistema nervioso, insomnio, problemas de atención y rendimiento escolar, problemas de comportamiento, alteraciones en el ritmo de crecimiento, etc. También la osificación de los huesos del cráneo puede alterar la movilidad ocular y la formación de un correcto arco dental.

Las manipulaciones que realiza el Osteópata van a regular la actividad tónica postural, es decir: van a optimizar el tono de los músculos en la postura previa al movimiento. Todo deportista conoce la importancia de un correcto movimiento. Las manipulaciones van a mejorar sus ejes de movimiento informando a los ligamentos del rango de movilidad más fisiológico. Todo ello va a repercutir en una mejora en la coordinación y en una menor probabilidad de lesiones musculares o ligamentosas.

Por otro lado, el desbloqueo de la movilidad torácica y costal, así como la mejora del movimiento del diafragma, pueden mejorar la capacidad respiratoria y cardiaca y por tanto la resistencia aeróbica al esfuerzo.

Su osteópata al mismo tiempo puede ofrecerle algunos consejos nutricionales para evitar una acidez metabólica que favorezca las lesiones musculares e impida una óptima recuperación al esfuerzo.

No existe un límite de edad para poder ayudar a un paciente en osteopatía. De hecho, el Osteópata trata desde bebés hasta ancianos nonagenarios adaptando las técnicas a las necesidades particulares del paciente.

El proceso degenerativo es fisiológico con la edad, las sociedades modernas hemos conseguido aumentar nuestra esperanza de vida gracias a las condiciones higiénicas contra los procesos infecciosos y a una alimentación libre de carencias.

Nuestras articulaciones pierden el cartílago que las cubre y lubrica, nuestros discos y meniscos se secan y fisuran, nuestros huesos se descalcifican y hacen frágiles y nuestro rango de movimientos se reduce.

El mejor freno a este proceso es el MOVIMIENTO; pues permite una buena circulación, mejora la calidad del líquido sinovial para las articulaciones, mantiene el tono muscular y ligamentoso, y es además el estímulo que necesitan los huesos para seguir resistiendo a las cargas mecánicas.

La ausencia de movimiento produce atrofia, isquemia, edema y finalmente necrosis o muerte del tejido.

Nuestro objetivo será poner aquellas estructuras desgastadas en el mejor equilibrio funcional posible y devolver un mejor rango de movilidad que permita activar de nuevo la circulación. Es importante minimizar la repercusión de todos los traumas vividos tras una larga vida de esfuerzos, y dar los consejos necesarios para mejorar la calidad de vida (alimentación, ejercicios, horas de descanso, etc.)

Después de la primera sesión una vez desbloqueadas las zonas de rigidez, de estancamiento vascular, etc., el cuerpo pone en marcha sus mecanismos de autorregulación lo que implica un gasto energético posterior.

Tras una primera sensación de ligereza, alivio y quizás de ligero mareo, como una sensación flotante, es normal sentirse bastante agotado. La siguiente sensación puede ser un malestar general como si pasáramos un proceso gripal, difuso. El cuerpo empieza a movilizar toxinas que habían sido estancadas para dirigirlas a las vías de eliminación, al tiempo que el sistema propioceptivo se reorganiza. Todas estas reacciones pueden durar dos o tres días después de la primera sesión. Las sesiones en un inicio podrán ser de una vez por semana, luego cada quince días y posteriormente cada mes o cada dos meses. Las sesiones son espaciadas un tiempo mínimo en función del tratamiento que se haya realizado.

Las reacciones dependerán de la cronicidad y gravedad de los síntomas y de la constitución del paciente. Serán más fuertes las reacciones en paciente alérgicos o con problemas más graves, mientras que otros pacientes se sentirán aliviados desde el primer momento.

La mayor parte de problemas funcionales tratados con Osteopatía encontrarán una evidente mejoría a partir de la 2ª o 3ª sesión, aunque pueden ser necesarias más visitas para recuperar el equilibrio óptimo en todas las estructuras. Una vez solucionado, una revisión periódica cada seis meses o una vez al año puede ser suficiente como prevención y mantenimiento.

Contactos

Osteopatia Peru

info@osteopatiaperu.com

La Vendimia 171
Urb la Talana, Surco, Lima, Perú

A la altura de la 11 de Ramón Castilla


T: 2736607



Dudas?